Jovenes personas-libros

«Sobre la llanura no vagaban sombras a sólo un instante de esas que, tan negras, tras de nuestra pista parecen lanzarse»

                                                                          El libro de las tierras vírgenes, Rudyard Kipling

«Mis compañeros eran y frente a mí corrían, mas hoy sobre sus cuerpos resuenan mis silbidos, pues todo ha terminado»

    El libro de las tierras vírgenes, Rudyard Kipling

«¿Y qué hay ahora de ese al que tanto amabas?
¿Ya lo olvidaste? El amor de los jovenes
¡No habita el corazón sino los ojos! ¡Cuantas lágrimas
Por él, y cómo lavaron tus claras mejillas!
¡Cuanta agua salada vertida inutilmente!
¡Por un amor que ya no sabe a nada!
¿Por que el amor parece tan dulce en apariencia
y si se prueba tan tirano y cruel?
Y sí, ella posee la riqueza de lo bello,
pero es pobre, porque todo cuanto tiene con ella ha de morir
Pues porque para el amor no hay limites de piedra
y lo que el amor puede lo debe intentar el amor.
Si alguna vez fuiste tu mismo, si los suspiros eran tuyos,
tu y tus suspiros eran para los ángeles, y ahora has cambiado.»
Romeo y Julieta, William Shakespeare
«Quien se pee,  mea claro y caga duro no necesita ir al médico, seguro.»
                                                                                      Donde surgen las sombras, Alfredo Gómez Cerdá
«la mirada del otro, nada más elevarse, sel lenó también de curiosidad, de una pizca de alegría y es posible que hasta de una cierta ilusión.»
El tiempo de los sueños, Milo J. Krmpotic

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *